¿QUIÉN ES UN DISCIPULO?



Un discípulo es un seguidor, uno que acepta y colabora en la difusión de las doctrinas de otro. En el caso de Jesús, Sus discípulos fueron aquellos que le siguieron mientras estuvo en la tierra.


La palabra discípulo viene del gr. mathethes que quiere decir simplemente: Aprendiz.


El discipulado es una estrategia que bajo del cielo, Jesus la utilizó y es un proceso que te enseña a madurar, a ser más que un creyente, te enseña a ser un hijo espiritual, (engendrado en el Espíritu), un auténtico seguidor de Cristo, por lo tanto, de igual manera te enseñará a separarte del mundo y te aparta cada día más para Servir a Dios en las oficinas ministeriales, (los cinco ministerios).


“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame, Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”. Mateo 16:24,25

Un discípulo es un seguidor, uno que acepta y colabora en la difusión de las doctrinas de otro. Significa originalmente un alumno en el caso de un maestro o un aprendiz en el caso un maestro artesano.


En el caso de Jesús, sus discípulos fueron aquellos que le siguieron mientras estuvo en la tierra, así como aquellos que continúan siguiéndole a Él y a sus enseñanzas hasta el día de hoy.


Ser un discípulo es un proceso que Dios nos pone para que nuestra fe crezca. Cuando aceptamos ser un discípulo debemos aprender a:

  • Cambiar

  • Madurar

  • Crecer y

  • Dar fruto.

Aunque el llamado a cada uno de los discípulos es conocido como “La Gran Comisión” Mateo 28:18-20 “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

El discipulado te enseña a ser más que un creyente, por lo tanto, de igual manera te enseñará a separarte para servir en uno de los cinco grandes ministerios, (Apostol, Profeta, Evangelista, Pastor, Maestro y a crecer cada día más en el Señor Jesucristo).

Este proceso requiere que los creyentes respondan a la invitación del Espíritu Santo, para examinar su interior y poder obrar conforme a la Palabra de Dios. La obediencia, la disponibilidad, la fidelidad y la lealtad, en este proceso es la prueba suprema de la fe en Dios, donde debemos aprender a ser hacedores de la Palabra, para así, permanecer en Cristo.


Es un proceso continuo de crecimiento, en donde una persona compromete su vida entera con Jesús y se dedica a aprender sus caminos, por lo tanto, deseará compartir de la Palabra del Señor, hacer discípulos, duplicar y multiplicar la obra de Dios.


Un discípulo de Dios es aquel que:

  • Responde al llamado de Dios y del Espíritu Santo.

  • Tiene más que deseo, pasión por conocer lo que Dios dice.

  • Tiene una separación con los estándares del mundo.

  • Se auto-disciplina.

  • Desea buscar y motivar a otros, para hacer discípulos.

  • Tiene pasión por el evangelismo.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo